Sección: Boletín Internacional

Boletín N° 20 Marzo 2013

El Evangelio está de regreso…
Hna. Louise Madore hdls
Superiora general


En comunión con el mundo entero y todas las personas reunidas en la plaza de San Pedro que esperaban la proclamación del nombre del futuro Papa, estábamos unidas a la expectativa que invadía los corazones, convencidas que esta impaciencia no venía de una simple curiosidad sino de una esperanza, alimentada  por el profundo deseo de un viento nuevo en nuestra Iglesia.

Qué Papa podría responder mejor a la aspiración legítima de una institución muchas veces sobrecargada de ambiciones humanas y de escándalos? Qué Papa podría ayudar a la Iglesia a    redescubrir au verdadero rostro, el de Cristo, atento a los pequeños y a los pobres? 

Luego del instante de perplejidad que siguió al anuncio del nombre tan esperado: Jorge Mario Bergoglio, una intensa emoción se apoderó del gentío que descubría las primeras actitudes y palabras del Papa Francisco quien saludaba al pueblo que lo aclamaba. Desde la segunda frase, afirma la misión de la Iglesia de Roma con una invitación: “ y ahora, iniciamos este camino del Obispo del pueblo, camino de la Iglesia de Roma, que preside todas las Iglesias en la caridad, camino de fraternidad, de amor, de confianza entre nosotros…”. Es por el testimonio de la caridad de los discípulos que la Iglesia vivirá el Evangelio de Cristo. “ En esto conocerán todos que ustedes son mis discípulos, si tienen amor los unos con los otros.” Jn 13, 35

Guardemos en el corazón la actitud profunda de fe y de humildad del Papa Francisco     inclinándose ante su pueblo reunido: “Les pido un favor… les pido oren al Señor a fin de El me bendiga.” Recordemos ese conmovedor silencio de la gente, en la plaza de San Pedro, implorando la bendición del Señor sobre su siervo… Es en el redescubrimiento de esta humildad que la Iglesia encontrará nuevamente su camino de servidora de la humanidad como nos lo recuerda el evangelista Mateo: “Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: “ Ustedes saben: los jefes de las    naciones paganas gobiernan como amos, y les hacen sentir su poder. Entre ustedes, no debe ser así: el que quiera llegar a ser grande, que sea su servidor…” Mt 20, 25-27

Retomando los tres puntos resaltados en su homilía, al momento de su primera Misa con los cardenales,  al día siguiente de su elección: “caminar, edificar y confesar” retengo uno que me parece particularmente importante para hoy: “Podemos caminar tanto cuanto queramos, construir muchas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, nada irá… cuando confesamos a Cristo sin la cruz, no somos  discípulos del Señor  sino servidores de este mundo.” Términos austeros tal vez, pero que nos colocan frente a lo esencial de nuestra vida cristiana, de nuestra vida consagrada. Seguir a Cristo, ser discípulo exige seguir el mismo camino del Maestro, el del don total de si por el otro. Reconocemos el llamado que nos cautivó al inicio de nuestra vocación religiosa?

Desde sus primeras entrevistas, el Papa Francisco dejó surgir aquello que lo habita en lo más profundo de sí mismo: “Cuánto me gustaría, dijo, una Iglesia pobre y para los pobres” opción y sueño que le inspiraron la elección de su nombre, Francisco de Asís, el hombre de la pobreza, el hombre de la paz.”

Inmensa fue nuestra alegría cuando oímos o leímos en los medios de comunicación, la    historia del Arzobispo de Buenos Aires, que nunca aceptó vivir como un “príncipe de la Iglesia.” Adoptando un estilo sencillo, el corazón cerca de los pobladores de los tugurios, no dudaba visitar las familias, encontrar los pobres en la sopa popular. "La opción preferencial por los pobres" no es suficiente para ser Iglesia de Cristo, se trata de hacer actos concretos, coherentes con nuestra vida cristiana, con nuestra opción de vida, en nuestra Iglesia en marcha…

Boletín N° 20 Marzo 2013 FICHERO PDF

Estoy segura que cada una de nosotras, fuimos impactadas por el testimonio nuevo del   Papa Francisco… Ojalá haga eco en nuestro corazón y nos interpele profundamente!

Las invito a buscar las semejanzas con Montfort y María Luisa y a escuchar a qué conversión estamos llamadas, en nuestra propia vida, para “confesar” el amor de Cristo por la  humanidad, para revelar la Sabiduría liberadora en el corazón del mundo.

Seremos portadoras de esperanza, como nuestro Papa lo pide en la Homilía de la misa que inauguró su pontificado? Partiendo de la figura de José de quien celebrábamos la fiesta, le da el rol de “guardián” de María, de Jesús y de los otros… y nos hace una invitación a todos: “Mirar la creación, todo hombre y toda mujer, con una mirada de ternura y de amor, es abrir el horizonte de la esperanza, es dejar pasar la luz en medio de tantos nubarrones, es llevar el calor de la esperanza!”

Hijas de Montfort y de María Luisa, arriesgaremos un verdadero retorno al Evangelio siguiendo los pasos de nuestra Iglesia?

Una Feliz y Santa Pascua

Article available in Français English Espanol Italiano
Otros artículos en la sección Boletín Internacional
BOLETIN N° 1
BOLETÍN N° 32
BOLETÍN N°31
BOLETÍN N° 30 ABRIL 2017
BOLETIN N° 29 OCTUBRE 2016
BOLETIN N° 28 JUNI 2016
BOLETIN N° 27 Diciembre 2015
BOLETIN N° 26 JUNIO 2015
BOLETIN N° 25 - ENERO 2015
Boletín N° 23
Navigateurs: Internet Explorer version 10 et +, Firefox et Chrome | Copyright: Filles de la Sagesse 2005-2014 Legals