Sección: Sabiduría : Vida Consagrada Sabiduría

El retrato ordinario de una mujer extraordinaria, una Hija de la Sabiduría

La Hermana Evelyn Eckhardt, HDLS, de 62 años de edad, es originaria de los Estados Unidos. La Hermana Evelyn hizo sus estudios en educación y en espiritualidad. Efectuó la totalidad de su  ministerio en Estados Unidos y, durante su tiempo de servicio en formación comunitaria y en administración, tuvo el privilegio de participar en reuniones internacionales de la Congregación en Francia, Italia, Colombia, en India y en Madagascar. También tuvo la oportunidad de dar una sesión a un grupo de Hijas de la Sabiduría que se preparaban para su compromiso definitivo en Malawi. Aquí nos revela algunos elementos de su vida como HDLS; actualmente vive en la « Casa » en Roma en Italia.

“Entré en la Congregación a la edad de 17 años después del bachillerato, y durante mis estudios oí hablar de las HDLS. Recuerdo haber conservado en el corazón un profundo sentido de la bondad de Dios y un deseo de responder al llamado de Dios con todo mi ser.  

Pasé 18 meses en nuestra Casa de Formación en Litchfield, Connecticut,  aprendiendo lo que significa ser Hija de la Sabiduría, tratando de ver y comprender, si verdaderamente, estaba llamada a decir « sí » al Señor. Hice mi Primera Profesión como HDLS el 2 de febrero de 1964 – en el momento del Segundo Concilio del Vaticano que exhortaba a una renovación de la vida religiosa.

En los años que siguieron al Vaticano II, cambiaron particularmente distintos aspectos de nuestra vida de Hijas de la Sabiduría: el hábito religioso, nuestro empleo del tiempo de cada día, las formas de las oraciones y la misma vida comunitaria, los compromisos diversos, las relaciones con las personas del exterior... Experimentamos, a la vez, momentos dinamizantes y de agitación que sin duda también fueron los del origen de la visión de nuestros cofundadores San Luis María de Montfort y María Luisa Trichet. De hecho, hemos llegado a tener una nueva visión de nuestras vidas de mujeres consagradas en el seno de la Iglesia y del mundo. En el contexto de estos cambios, seguí renovando mis votos cada año, y en 1972, hice mi Profesión Perpetua como Hija de la Sabiduría. 

Como Hijas de la Sabiduría, todas somos responsables de la vida y de la misión de la Congregación. Algunas Hermanas están llamadas a ejercer un rol de autoridad durante un tiempo; por su mandato, éstas contribuyen a la misión de la Congregación favoreciendo la comunión por su servicio de animación, de coordinación, de toma de decisiones.

Es difícil describir una jornada ordinaria de una Hija de la Sabiduría, puesto que depende del servicio de cada una en su propio contexto cultural. Por ejemplo, mi vida cotidiana aquí, en Roma, es muy diferente de la que tenía en Nueva York, aunque los elementos esenciales sean comunes y recurrentes. Naturalmente, en el centro de nuestra vidas, está la búsqueda de la Divina Sabiduría a través de las diversas actividades y acontecimientos de cada día y la manera de responder que refleja Su justicia.

Por esto, tomamos un tiempo de oración personal (con frecuencia es la primera actividad de la mañana) y de oración comunitaria (con más frecuencia por la tarde). Según la posibilidad, participamos en la Eucaristía cada día en la Parroquia. La mayor parte de nuestras jornadas está dedicada a servir en el plano de la educación, en el trabajo pastoral, en los servicios de salud, en el trabajo social, en los servicios de hospitalidad de la Comunidad de las HDLS, en la formación… En este momento de nuestra historia, somos especialmente conscientes de nuestro llamado a descubrir nuevos horizontes y nuevos caminos para compartir los tesoros de nuestra espiritualidad con los de fuera de la Comunidad.   

Pasamos tiempo juntas en nuestra comunidad local – para conversar en el momento de las comidas, para compartir las tareas de la casa, para celebrar algunas fiestas especiales... Nos reunimos en asamblea general para profundizar nuestra espiritualidad y renovar nuestra manera de vivir y de servir como Hijas de la Sabiduría. A veces, se presentan momentos privilegiados de encuentro con Hermanas de otros países para reuniones, esto enriquece nuestra identidad como miembros de una congregación internacional.

Y ciertamente, tomamos tiempo para estar con la familia y con nuestros amigos que siguen siendo preciosos regalos de Dios, acompañándonos a lo largo de toda nuestra vida. 

Reflexionando sobre mi vida de Hija de la Sabiduría, estoy profundamente agradecida por el sentido y por la alegría que he encontrado buscando a Dios en lo ordinario de mi vida - en las personas que he conocido, las Hermanas con las que he vivido y servido, los acontecimientos que han marcado mi vida – ¡¡mucho más de lo que hubiera podido imaginar una joven de 17 años !!…”.

Hermana Evelyn Eckhardt, HDLS

Article available in Français English Espanol Italiano
Otros artículos en la sección Sabiduría : Vida Consagrada Sabiduría
PRIMER ENCUENTRO INTERNACIONAL - ROMA
UN LLAMADO A LA SOLIDARIDAD CON LOS POBRES
Preparación a los compromisos definitivos – Malawi, Lunzu
AVANZA A LA OTRA ORILLA
Opciones desconcertantes que transforman
EN CAMINO HACIA LA TRANSFORMACION
LA SABIDURIA TRANSFORMA
La sabiduría de los vigilantes? - Fiesta litúrgica del 2 de Febrero
Profesion perpetua en Haïti
Cuando el Evangelio nos empuja mar adentro !
Navigateurs: Internet Explorer version 10 et +, Firefox et Chrome | Copyright: Filles de la Sagesse 2005-2014 Legals